El Internet contiene muchas maravillas, pero también partes obscuras y la posibilidad de delinquir fácil y de forma anónima.