Creando puentes entre la cultura tecnológica y las necesidades financieras, podemos mejorar la operación de muchos negocios.