• Mauricio Ocampo

Open Banking: Nueva Era Financiera.


Imagina la posibilidad de obtener un crédito o financiamiento, con una entidad financiera que esté del otro lado del mundo y en una moneda o divisa diferente a la que manejas, incluso en criptomonedas, para poner un negocio en un país diferente al que vivas y de donde estés solicitando el crédito, aunado a la facilidad de hacerlo a través de unos cuantos clicks en tu smartphone y obtener la respuesta en menos de una hora...increíble ¿correcto?

Pues bien, como hemos experimentado en los último años, existe una tendencia a descentralizar y a abrir los datos para su mejor uso, lo cual ha impactado de forma directa a la industria bancaria y financiera en México a través de la puesta en práctica del llamado Open Banking o apertura de la banca, que conforme se ha ido regulando, es mejor referirnos, al menos en México, a un Open Finance, ya que, a diferencia de otros países, la apertura de datos bancarios y financieros, aplica no sólo a las Instituciones de Crédito, incluidos los bancos, si no a todo el ecosistema financiero local, es decir, a toda entidad financiera, incluso a sociedades de información crediticia o burós de crédito, que como dato curioso en México sólo hay 3 sociedades que prestan estos servicios y las 2 primeras pertenecen al mismo grupo, Buró de Crédito (Trans Union, Dun & Bradstreet) y Círculo de Crédito.

.

Vale la pena reflexionar que hasta hace poco, el activo más valioso de las entidades financieras era la información privada y transaccional de sus clientes (secreto bancario), conforme a los cuales podían cautivar a determinado mercado y ofrecerle productos financieros, considerando sus necesidades e intereses específicos, sin embargo, esta manera de operar en algunas partes del mundo, como Inglaterra, Australia y Suecia, está cambiando y evolucionando por la llegada de la tecnología al mundo bancario-financiero.

Con el Open Banking o Finance, ahora se coloca a los usuarios (o clientes financieros) en el ojo del huracán, ya que ahora son ellos los que toman la decisión para llevar a cabo el intercambio o transferencia de su información, a diversas entidades financieras que forman el ecosistema de la banca abierta.

El Open Banking permite una "nueva" manera de usar y elegir productos financieros de empresas, apps y plataformas reguladas y abiertas al mercado que está en su búsqueda, ya que ahora los clientes tendrán acceso a mucho mayor información para hacer sus elecciones de consumo de productos financieros, pero también requiere una apertura de los datos de estos mismos clientes.

En efecto, como en toda relación de 2 o más partes, lo que se le pide a una, es exigible a la otra atendiendo a sus circunstancias particulares, y la apertura de los datos bancarios y financieros, también conlleva una apertura o autorización de acceso a información de los clientes que se considera delicada o sensible, como su comportamiento transaccional.


¿Y cuál es el mecanismo a través del cuál va a lograrse todo esto?

A través de las famosas API´s (inglés) o interfaces de programación de aplicaciones informáticas estandarizadas, que son los puentes y/o andamiajes tecnológicos a través de los cuales las diversas entidades financieras se solicitarán y compartirán la información que el cliente autorice que así se haga.

De manera general, algunos de los beneficios que esto acarrea son:

1. Mayor control financiero por parte de los usuarios, ya que se contará con plataformas que reflejen el comportamiento transaccional en las entidades financieras donde se opere o se tenga contratado algún producto;

2. Rapidez y menos requisitos para adquirir productos financieros;

3. Facilidad para internacionalizar transacciones, compras y operaciones de consumo y venta;

4. Generación de perfiles financieros internacionales, con base en la capacidad de gasto y pago;

5. Segregación e identificación de transacciones por usuario, con un grado de detalle impresionante;

6. Generación de productos financieros bajo el concepto de traje a la medida;

Y algunos de los retos son:

1) Una comunicación interinstitucional uniforme que permita un flujo de información suficiente para intercambiar datos de los clientes y aquí hablamos de cientos de instituciones;

2) Creación de API´s sólidas;

3) Segregación de datos que permitan identificar de forma individual a clientes, considerando los millones de cuentas de usuarios;

4) Sistemas de ciberseguridad robustos para aminorar la posibilidad de fraudes con mayor alcance e impacto de usuarios.

Finalmente, para conocer las reglas del juego en México para este tema, se espera que en marzo de 2020 se den a conocer las reglas de operación de la banca abierta y se contará con un plazo de 12 meses para que las entidades financieras lo implementen.


Gracias por tus comentarios y opiniones, nos da mucho gusto leerte y conocer tu punto de vista respecto a los temas que analizamos.

Nos vemos en el siguiente post.


40 vistas